El cerebro Blaugrana.

Xavi Hernández ha jugado tantas veces contra el Madrid que ya es un clásico del clásico. Doce de los 22 partidos que ha disputado frente al equipo madridista han sido en el Bernabéu, incluido uno de la Champions. Ningún futbolista en activo -Casillas y Puyol llevan 11 cada uno- tiene más muescas en sus tacos. Y él, tan feliz. Nada le motiva más que oler el coliseo blanco: “Que nadie me malinterprete, pero si hay algo que me motiva en la vida es jugar en el Bernabéu. Me hace crecer como futbolista. Por supuesto, mi sueño y mi gran orgullo es jugar en el Camp Nou, pero, como culé, salir al Bernabéu es incomparable. Lo primero que pregunto al salir el calendario es la fecha del Bernabéu. Normalmente, nos toca al final de la temporada, no sé por qué. Así que me paso el curso pensando en la visita a Madrid”.


Esponja futbolística, Xavi ve todo el fútbol que puede por la tele y, por supuesto, al Madrid. Así que lleva días jugando en su cabeza el encuentro. “Me pasa algo curioso: yo los partidos que veo por la tele los juego. Y cuando es el Madrid, más. Yo es que pienso mucho: si habrá espacios por aquí; si me dejarán pensar por ahí; si jugará este o el otro porque, si juega el otro, tendremos que vigilar ese movimiento… Yo este partido ya lo he jugado. El problema es que a saber luego qué pasa… Una cosa es lo que esperas y otra lo que sucede. Un partido es imprevisible, máxime en Madrid”. “Ellos son muy buenos”, admite; “así que hemos de ser nosotros mismos más que nunca. Si no lo conseguimos, sufriremos”.

Xavi las ha visto de todos los colores en el Bernabéu. Ha perdido, ha ganado (1-2, en 2004) con un gol suyo -“probablemente, a nivel de club, el más importante de mi carrera”- y ha vivido duelos muy exigentes. “El Madrid te pasa por encima y no te das ni cuenta”, confiesa al tiempo que describe su intención: “Espero tener la pelota. Ellos nos intentarán apretar más y llenarán el centro del campo para que no combinemos. Creo que jugarán con un pivote más…”. Es justo lo que hizo en la segunda parte del Camp Nou: perdían los blancos por 2-0 y recibieron tres goles más. Pero la comparación no le sirve a Xavi: “El partido venía condicionado por el primer tiempo. Ya estaba vendido el pescado”. Ahora, la posibilidad de partido con Xabi Alonso más arropado cambia sustancialmente una cosa: “El central tendrá que conducir más el balón hasta que le salga uno a tapar. Y, si se va a por él, tenemos que activarnos antes nosotros”. O sea, él, Iniesta… “No es problema. Yo participo siempre. Voy adonde va la pelota”. No lo sabe, pero lleva 2.658 pases bien dados esta temporada. De los 10 mejores pasadores de la Liga, seis son del Barça y del Madrid solo aparece Alonso (1.542). A fin de cuentas, de lo que se trata es de encontrar espacios para combinarse. “Los tendremos si los buscamos”, se reta.

Crear la superioridad a través del pase o de la posición le resulta menos preocupante, en cualquier caso, que saber atacar para defenderse con orden ante las exigencias que plantea el Madrid: “En el Bernabéu hay que nadar y guardar la ropa. Siempre”. Se explica: “Al Madrid le encanta dejar jugadores descolgados. Se llamaron Butragueño, Valdano, Figo y Ronaldo, siempre excepcionales, como ahora Cristiano, Özil y Di Maria. Se quedan descolgados. Hay que hacer muy bien las vigilancias defensivas cuando atacas porque te matan si no das coberturas, especialmente Cristiano”. Lleva seco el portugués tantos partidos contra el Barça que no es normal: “Si no ha podido marcar es casi por pura casualidad. ¡Si ha fallado hasta un penalti! Le hemos controlado bien, pero es muy bueno”.

En el fondo, todo parece simple: “Atacar defendiendo es primordial. Como dice Pep, si atacas bien, te defiendes mejor”. En ese sentido, destaca a Puyol: “Mantiene la atención como nadie. Está al loro los 90 minutos. No se distrae nunca”. A Puyol le contemplan 23 duelos contra el Madrid, los mismos que sumará Xavi esta tarde.

Para Xavi, todo lo que sea un partido descontrolado beneficia al Madrid: “Bandazos, ruido, tres contras… Le va bien un partido roto… Son muy descarados, son unos jetas. Nosotros, no. Somos racionales. Hemos de tener el control para jugar bien, ser coherentes”. Y sentencia: “Antes que jugar bien, se trata de ser inteligentes para terminar jugando bien. En el fondo, es el seny contra la rauxa [el sentido común contra el arrebato]. De ellos no te puedes fiar. Te crees que están mal y compiten como siempre”.

¿Y la suerte? “Es consecuencia del juego. Si tienes fluidez, si la buscas, si la mereces, llega. Luis [Aragonés] siempre decía que hasta la suerte se trabaja”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: