Archivo para abril, 2011

El futbol hace justicia!

Posted in Futbol with tags on abril 28, 2011 by jgabriel28

En otro clásico de enredos y futuras coartadas para algunos, el fútbol fue cosa del Barça y la gloria para su mejor embajador: Messi. Frente a un Madrid otra vez encogido y acuartelado, el equipo azulgrana empinó la semifinal a su manera, con mayor gusto y decisión que su adversario, que mucho antes de perder a Pepe por expulsión no tuvo otro guion que desteñir el juego barcelonista. Con Pepe no quiso, y sin Pepe no pudo. Esta vez, la pócima no resultó. Al toque de corneta de Mourinho, el madridismo ha consentido en estos días que el equipo discuta con los azulgrana desde el cuarto oscuro.

Lo hizo en la Liga y anoche, sin resultados, que eran la única excusa posible. El Barça se lo hizo pagar desde sus entrañas, con Messi como actor principal. Nadie simboliza este Barça como La Pulga. Enfrente, un remate picante del Madrid en toda la jornada y apenas un 26,4% de posesión. Datos mucho más concluyentes que una expulsión, por rigurosa que sea. Messi, el Barça, los visitantes, evitaron el mezquino cero a cero que soñaba Mourinho para retratar al Inter en la vuelta de la próxima semana.

El Madrid se puso el mono del último clásico de Liga. Fue un calco. El equipo se tapó para tapar, sin otra intención. No se trataba de incomodar para zaherir, como en la final copera, sino de evitar rasguños. Nada más elocuente que el gesto crispado de Cristiano Ronaldo al cuarto de hora, suplicando brazos al cielo que el grupo se estirara, que le acompañara en la punta final. También lo demandaba la hinchada, que brindaba con cada paso al frente de los suyos. El Madrid no está concebido, por genética y plantilla, para acomodarse en la sala de espera. Pero Mourinho es un negociante de marcadores, máxime si la partida es de ida y vuelta. Para él es un solo encuentro. Es un autor de resultados, no de fútbol con cinco estrellas. Y, hoja de servicios en mano, eficaz. Por eso llegó al Madrid en tiempos de urgencias.

El molde del Barça no es la única patente que ha triunfado en el fútbol. Hay otras vías, un amplio mosaico. Unas poéticas y otras más prosaicas y todas pueden conducir a la victoria. Mourinho tiene su atajo, el suyo propio, nada que ver con el de la institución o los gustos de la militancia de turno. Es su sello, el credo que le ha llevado a la cima y no repara en cuestiones hedonistas. En el Madrid, frente al Barça, ha aceptado que la ruta al éxito es negar al Barça antes que reivindicar a su propio equipo.

Aceptada la superioridad azulgrana con la pelota y su toque más romántico, el Madrid solo discutió a partir del gobierno de su adversario. Se refugió en su propio campo y bajó la persiana, con Lass, Pepe y Alonso en el dique, con cadenas, lo que dejó desenchufados a Cristiano, Özil y Di María. No obstante, por su cuenta, el argentino fue de nuevo una lata para Alves, contenido como nunca en su faceta ofensiva y condenado en cada cara a cara. Hasta que el Madrid ejecutó el plan Adebayor, el Barça jugó con pulcritud, sin riesgos, con el balón como hilo conductor pero sin chicha ofensiva. Hace tiempo que el Barça juega más que remata. Con su autoridad del primer acto, solo Villa y Xavi se acercaron a Casillas. Messi cada día ejerce más como otro ilustrado centrocampista y la portería no le queda tan cerca como antes, por más que sepa cómo ser puntual. Ubicuo como es, La Pulga asiste y golea. Hasta que Messi da un paso al frente, el equipo de Guardiola rompe por los costados, pero el Madrid apenas le ha concedido fugas por las esquinas.

Cuando Mourinho llamó a filas a Adebayor en lugar de Özil, el partido tuvo otra marcha. El Madrid encontró un futbolista diana en el ataque, para incomodo de los centrales barcelonistas. Con el togolés por el medio, el Barça fue algo menos geométrico, más largo y durante un rato hubo más alboroto. Al Barça todo le suponía entonces un engorro aún mayor. Hasta que Pepe, el voltaje de esta serie de clásicos, planchó la pierna derecha de Alves. Una roja que pudo ser amarilla. Pero el árbitro alemán Wolfgang Stark expulsó al madridista. Y, como a Pinto en el descanso por un enganche con Chendo, el delegado local, enfrentamiento que arrancó con el cruce entre Arbeloa y Keita, también desterró del banquillo a Mourinho, desquiciado, más que de costumbre cuando se queda con diez ante el Barça, un dictado habitual en sus tesis conspirativas.

Sin Pepe, llegó el momento de Messi. Al contrario que en el reciente envite de la Liga, esta vez el Barça supo materializar su superioridad. Afellay encaró a Marcelo a su centro al punto de penalti llegó Messi con la puntera como rifle. Chacal reapareció poco después con un eslalon diabólico, con hasta cuatro madridistas por los suelos a su vertiginoso paso, como si llevara una lagartija en la cintura. Ante Casillas resolvió como un ángel. Punto final para el Madrid. Para esta versión del Madrid, que el martes, en el Camp Nou, tendrá que soltar amarras. No le queda otra, por mucho que su técnico se escude en otras cuestiones.

Dividen honores Real Madrid 1-1 FC Barcelona

Posted in Futbol with tags on abril 16, 2011 by jgabriel28

De un partido que pocos rebobinarán todos salieron contentos. El Madrid, a rebufo azulgrana en los últimos años, tiró serpentinas con un empate en su estadio. El Barça, que tuvo a su adversario sonado, tiró confetis con un punto que le deja a un dedo del título de Liga. El duelo, arisco y con demasiadas cornadas, puso al Madrid más cerca que nunca de su adversario, con lo que ello puede suponer de autoestima de cara a las batallas que se avecinan. A ellas llegará el Barça con la Liga casi en la mochila, lo que no es poco. Para lograr ambos su objetivo, las vías no fueron museísticas. Al equipo madridista le faltó grandeza en su conservadora puesta en escena; al azulgrana, ambición para matar el duelo cuando tenía todas las velas a favor.


Interiorizada la superioridad azulgrana en los últimos tiempos, Mourinho alteró el registro del equipo y quiso ganar el partido no imponiendo las virtudes de su equipo, sino anulando las del contrario. No le importó que se trate del Real Madrid. El técnico portugués diseñó una alineación defensiva, con los once futbolistas por detrás de la pelota y Pepe como empleado en la barricada central y el arquitecto Özil en el banquillo. Toda una declaración de intenciones que hacía presagiar un duelo con mucho colmillo. El Madrid se propuso candar el partido, deforestar el geométrico fútbol barcelonista, interrumpir las líneas de pase del rival. Para ello, nadie regó la hierba de Chamartín, para que la pelota se frenara. Como segunda misión, salir a la contra, compleja aventura incluso para titanes como Cristiano ya que el conjunto madridista plantó la trinchera muy lejos de Víctor Valdés.

Por contra, el Barça, que no está dispuesto a abdicar, no se inmutó. No corrigió un milímetro su ideario y puso el empeño habitual en colonizar el juego a partir del balón. Pero el cierre de su adversario le obligó a ser muy moroso con la pelota. Con este guión, el encuentro discurrió con un palique azulgrana con el balón y un Madrid bajo llave y en combustión. Con el Barça encapsulado, el partido no tuvo soltura hasta la expulsión de Albiol, solo algunos brochazos. Emboscados los creadores azulgrana, Xavi e Iniesta, el equipo catalán no encontró cómo poner punto final a su monocultivo con el balón. A punto estuvo de conseguirlo Messi en dos ocasiones, pero se interpuso Casillas. Y también Villa, atropellado por el capitán madridista. A Muñiz Fernández, el árbitro, no le pareció penalti.

El Madrid amenazó sobre todo en los saques de esquina. A punto de concluir el primer acto, tras un córner, Ramos cabeceó hacia Cristiano y el luso, también con la frente, estuvo a un dedo del gol. Lo evitó Adriano bajo el larguero. Al descanso, el Madrid había logrado su primer objetivo, desactivar al cuerpo vertebral del Barça. En la selva, Iniesta, Xavi o Alves, apenas tuvieron peso en el juego.

A la cita le faltaba picante, una jugada que desabrochara el juego, algo sustantivo. Ocurrió apenas de vuelta al acto final. Al Madrid le salió cruz. Cristiano, magistral en su particular ejecución de una falta, estrelló el balón en el poste derecho de Valdés, que ni vio llegar la pelota. Fue el descorche necesario para un duelo que demandaba algo más de fútbol protesta. De inmediato, Villa, empeñado en recibir las asistencias al pie, hizo el segundo desmarque al espacio en todo el encuentro. En el primero le había derribado Casillas, en el segundo, lo hizo Albiol cuando el asturiano iba directo a portería. Embocó Messi y el central madridista fue expulsado, lo que le impedirá jugar el miércoles la final de Copa.

El tanto tuvo un efecto perverso para los azulgrana. En ventaja y en superioridad, el conjunto de Guardiola se desvirtuó. Le faltó el descaro, lo que tantas veces le ha caracterizado, para sellar el marcador. La lesión de Puyol, que reapareció por sorpresa, resultó indigesta para los culés. Su entrenador alteró dos líneas para reparar una. Busquets se fue el eje defensivo central y Keita irrumpió en el medio campo. El Barça perdió el hilo, se hizo largo.

La respuesta del Madrid fue muy meritoria. A lo largo de su historia siempre ha sido un equipo muy machote, más si cabe cuando las situaciones requieren de épica. Si el Barça se acalambró con el dolor de Puyol, el Madrid se revitalizó, curiosamente, a partir del juego que antes se había negado a sí mismo. Y todo desde Özil, el trovador condenado al inicio. Con el alemán como satélite, el Madrid tuvo fe. Y premio: Muñiz, desnortado toda la jornada, vio por la cerradura un penalti de Alves a Marcelo. No lo pareció, pero el observatorio de este árbitro es indescifrable. Si tan convencido estaba de la infracción del lateral barcelonista, éste, que ya tenía tarjeta, debió ser expulsado. Tan particular es este colegiado, que en sus constantes intenciones diplomáticas consintió de todo a Pepe, pasado de frenada en muchas jugadas. Y nada le dijo a Messi, que sufrió un cortocircuito en un innecesario y violento despeje hacia la grada.

Feo de inicio y bronco al final, el primer asalto del maratón no dejó fútbol, sino materia para la discusión arbitral. Muy pobre. El miércoles, segundo episodio.

Jorge G Perez.

Puyol, volvio y bien pero?

Posted in Sin categoría with tags on abril 16, 2011 by jgabriel28

El clásico es grande en sí mismo y, habitualmente, es una cita para los mejores. Seguramente por eso tenía que aparecer ayer Carles Puyol en escena. Llevaba tres meses fuera por culpa de un dolor que como vino se fue, una incómoda tendinopatía en el vasto externo de la rodilla derecha que le sobrevino jugando con la selección de Cataluña un partido contra Honduras el pasado 28 de diciembre. Hasta que hace dos semanas el capitán levantó la mano y le dijo al médico: “No me duele”.

Guardiola sabía que, tan pronto dijera que estaba en condiciones, podía confiar en Puyol porque no cesó de trabajar ni un solo día, muchas veces mañana y tarde. “Cuando diga que está bien, no necesitará ni coger la forma”, avisó hace un par de semanas el entrenador. Así que cuando hace 10 días dijo que estaba bien, ambos marcaron el día del regreso en el calendario. El capitán reapareció en el estadio Bernabéu.

“Cuando miro atrás y le veo, tengo la sensación de que es imposible que nos pase algo malo”, sostiene Xavi. “Le echábamos mucho de menos por tanto como nos aporta”, tercia Iniesta. Y, entonces, sale Piqué y reconoce que extrañaba a su habitual pareja de baile. Él y el barcelonismo en pleno. Jugador de raza, líder por naturaleza, suele Mascherano compararle con Jamie Carragher, el capitán del Liverpool. “Son futbolistas distintos al resto. Tienen algo que les identifica con la camiseta como a nadie”, explica El Jefecito, ausente en el partido de ayer por sanción. Puyol, más allá de cómo juegue, contagia simplemente por estar. Y ayer estuvo en el Bernabéu. Van 26 clásicos para el de La Pobla del Segur, 12 de ellos en Chamartín. Puyol también es un clásico.

Salió el primero a calentarse, lideró los ejercicios, tomó la palabra en el tradicional rondo antes de volver al camerino y, después, saludó a Casillas, a su amigo Iker, en el sorteo de los campos. Fue el último, sin embargo, en abrazar a Messi después de que el argentino cumpliera su tradición, marcara en el estadio madridista -ha mojado en las tres últimas visitas- y acabara con su mala racha contra los equipos de Mourinho, a los que nunca había hecho un gol. La primera vez que Puyol pisó el Bernabéu, el 26 de febrero de 2000, el Madrid marcó tres goles al Barça. Ayer fue muy diferente.

Puyol fue el primero en irse: en el minuto 67 se echó la mano al muslo y pidió el cambio. Sufre una contractura en los isquiotibiales de la pierna izquierda y aún no se sabe si podrá jugar en Mestalla, que acoge el miércoles la final de la Copa, que disputarán los mismos contendientes.

Mientras pudo, jugó bien Puyol, que ganó la mano a Di María la única vez que le encaró. Solvente en el pase en corto, nunca probó el largo ni buscó cortar la primera línea de presión. Explosivo en la defensa, dio la sensación de jugar con el freno de mano echado. Veterano, midió los tiempos y hasta que pudo lideró al equipo. Lo cierto es que tampoco el Madrid le encimó demasiado porque Mourinho pensó más en defenderse que en ir a por el partido. Es cierto que su hermano pequeño, Piqué, tuvo mucha más presencia, pero seguramente formaba parte del plan. Luego, cogió el testigo Busquets, que otra vez dejó el puesto de pivote para encajar como central. El plan no le fue nada bien al Barça porque se aflojó: perdió presión porque tampoco aguantó Pedro y reculó para suerte del Madrid, que no paró hasta que alcanzó el empate en una jugada que provocó la bronca de los jugadores azulgrana, que juraron una y otra vez que Alves no tocó a Marcelo, sino al balón. No perdonó Cristiano Ronaldo y el equipo de Mourinho logró el empate, ya sin Puyol en la cancha.

Messi o Ronaldo! Quien llega mejor?

Posted in Futbol with tags on abril 16, 2011 by jgabriel28

Cristiano Ronaldo nunca ha anotado un gol o asistido cuando ha tenido enfrente a Messi en un partido de competición, perdiendo los últimos cuatro partidos, mientras que el astro argentino ha marcado dos y dio otros dos goles contra su homólogo portugués, tal y como apunto un estudio de Castrol.

Los dos jugadores se han encontrado en seis ocasiones –a nivel de club- y Messi ha salido ganador cuatro veces, mientras que CR7 sólo una. Además, el portugués ha visto anotar un gol cuando se enfrentó con Messi en la vuelta de las semifinales de Champions. El gol lo marcó Scholes y eliminó al Barça.

Messi le gana la partida

Messi golea como Cristiano pero asiste más a sus compañeros. Es el máximo goleador de la Liga con 29 goles en 28 partidos y supera los 47 tantos en todas las competiciones que disputa. Por su parte, el jugador del Real Madrid lleva 28 en Liga en el mismo número de partidos, y 40 en su temporada.

Para ello ha rematado más en la competición doméstica, 208 Cristiano por 132 Messi, lo que demuestra que uno suele acabar las jugadas y otro jugar más en equipo. Mejor puntería también para el barcelonista: un 53 por ciento de sus remates van a puerta, mientras que el madridista baja a un 38 por ciento, según desvelan datos recogidos por Opta.

El Barcelona depende más de Messi que el Real Madrid de Cristiano. En el 55,29% de los goles del equipo de Pep Guardiola, participó su estrella. En el 48,61% del conjunto de José Mourinho lo hizo Ronaldo.

Leo, generoso

La mayor diferencia entre ambos llega en las asistencias. Leo lidera los pases de gol con 18 y asistencias para remates con 61, por 7 y 51, respectivamente, de Cristiano. También abusa más del regate, 352 por 192.

En definitiva, a estas alturas de la temporada, Messi supera a Cristiano en la mayoría de categorías salvo en remates y centros al área. Y no sólo es el máximo goleador del campeonato sino también el mejor asistente. En el Santiago Bernabéu se vivirá un nuevo duelo personal entre los dos jugadores del momento.

El cerebro Blaugrana.

Posted in Futbol with tags on abril 16, 2011 by jgabriel28

Xavi Hernández ha jugado tantas veces contra el Madrid que ya es un clásico del clásico. Doce de los 22 partidos que ha disputado frente al equipo madridista han sido en el Bernabéu, incluido uno de la Champions. Ningún futbolista en activo -Casillas y Puyol llevan 11 cada uno- tiene más muescas en sus tacos. Y él, tan feliz. Nada le motiva más que oler el coliseo blanco: “Que nadie me malinterprete, pero si hay algo que me motiva en la vida es jugar en el Bernabéu. Me hace crecer como futbolista. Por supuesto, mi sueño y mi gran orgullo es jugar en el Camp Nou, pero, como culé, salir al Bernabéu es incomparable. Lo primero que pregunto al salir el calendario es la fecha del Bernabéu. Normalmente, nos toca al final de la temporada, no sé por qué. Así que me paso el curso pensando en la visita a Madrid”.


Esponja futbolística, Xavi ve todo el fútbol que puede por la tele y, por supuesto, al Madrid. Así que lleva días jugando en su cabeza el encuentro. “Me pasa algo curioso: yo los partidos que veo por la tele los juego. Y cuando es el Madrid, más. Yo es que pienso mucho: si habrá espacios por aquí; si me dejarán pensar por ahí; si jugará este o el otro porque, si juega el otro, tendremos que vigilar ese movimiento… Yo este partido ya lo he jugado. El problema es que a saber luego qué pasa… Una cosa es lo que esperas y otra lo que sucede. Un partido es imprevisible, máxime en Madrid”. “Ellos son muy buenos”, admite; “así que hemos de ser nosotros mismos más que nunca. Si no lo conseguimos, sufriremos”.

Xavi las ha visto de todos los colores en el Bernabéu. Ha perdido, ha ganado (1-2, en 2004) con un gol suyo -“probablemente, a nivel de club, el más importante de mi carrera”- y ha vivido duelos muy exigentes. “El Madrid te pasa por encima y no te das ni cuenta”, confiesa al tiempo que describe su intención: “Espero tener la pelota. Ellos nos intentarán apretar más y llenarán el centro del campo para que no combinemos. Creo que jugarán con un pivote más…”. Es justo lo que hizo en la segunda parte del Camp Nou: perdían los blancos por 2-0 y recibieron tres goles más. Pero la comparación no le sirve a Xavi: “El partido venía condicionado por el primer tiempo. Ya estaba vendido el pescado”. Ahora, la posibilidad de partido con Xabi Alonso más arropado cambia sustancialmente una cosa: “El central tendrá que conducir más el balón hasta que le salga uno a tapar. Y, si se va a por él, tenemos que activarnos antes nosotros”. O sea, él, Iniesta… “No es problema. Yo participo siempre. Voy adonde va la pelota”. No lo sabe, pero lleva 2.658 pases bien dados esta temporada. De los 10 mejores pasadores de la Liga, seis son del Barça y del Madrid solo aparece Alonso (1.542). A fin de cuentas, de lo que se trata es de encontrar espacios para combinarse. “Los tendremos si los buscamos”, se reta.

Crear la superioridad a través del pase o de la posición le resulta menos preocupante, en cualquier caso, que saber atacar para defenderse con orden ante las exigencias que plantea el Madrid: “En el Bernabéu hay que nadar y guardar la ropa. Siempre”. Se explica: “Al Madrid le encanta dejar jugadores descolgados. Se llamaron Butragueño, Valdano, Figo y Ronaldo, siempre excepcionales, como ahora Cristiano, Özil y Di Maria. Se quedan descolgados. Hay que hacer muy bien las vigilancias defensivas cuando atacas porque te matan si no das coberturas, especialmente Cristiano”. Lleva seco el portugués tantos partidos contra el Barça que no es normal: “Si no ha podido marcar es casi por pura casualidad. ¡Si ha fallado hasta un penalti! Le hemos controlado bien, pero es muy bueno”.

En el fondo, todo parece simple: “Atacar defendiendo es primordial. Como dice Pep, si atacas bien, te defiendes mejor”. En ese sentido, destaca a Puyol: “Mantiene la atención como nadie. Está al loro los 90 minutos. No se distrae nunca”. A Puyol le contemplan 23 duelos contra el Madrid, los mismos que sumará Xavi esta tarde.

Para Xavi, todo lo que sea un partido descontrolado beneficia al Madrid: “Bandazos, ruido, tres contras… Le va bien un partido roto… Son muy descarados, son unos jetas. Nosotros, no. Somos racionales. Hemos de tener el control para jugar bien, ser coherentes”. Y sentencia: “Antes que jugar bien, se trata de ser inteligentes para terminar jugando bien. En el fondo, es el seny contra la rauxa [el sentido común contra el arrebato]. De ellos no te puedes fiar. Te crees que están mal y compiten como siempre”.

¿Y la suerte? “Es consecuencia del juego. Si tienes fluidez, si la buscas, si la mereces, llega. Luis [Aragonés] siempre decía que hasta la suerte se trabaja”.

Yo, Ricky Martin

Posted in J GABRIEL with tags , , on abril 13, 2011 by jgabriel28

A lo largo de una carrera que ha abarcado más de tres décadas, Ricky Martin trazó una línea muy clara entre su vida privada y su carrera pública, eligiendo guardar sus emociones más profundas para sí mismo. Ahora, Ricky Martin abre la puerta a su mundo privado y por primera vez habla de su vida y del extraordinario trayecto que lo llevó hasta donde se encuentra hoy.

En Yo, Martin habla de sus recuerdos de infancia, los sacrificios que hizo su familia para apoyarlo en alcanzar su sueño y sus experiencias de juventud cuando estaba en Menudo; todo lo que le costó y aprendió. Explora su búsqueda de identidad durante el fenómeno de “Livin’ la vida loca”, reflexiona sobre el hecho de aceptar su sexualidad y admite las opresivas consecuencias que pueden traer la negación y la fama. También comparte algunos de los momentos más cruciales de su vida como los viajes a la India que lo llevaron a crear People for Children y el descubrimiento de la bendición más increíble de su vida: sus hijos. La historia de Ricky Martin trata de las lecciones inspiradoras de su vida, las relaciones que le permitieron encontrar el amor y las decisiones cruciales que ha tenido que tomar para convertirse en el hombre —y el padre— que es hoy en día.

Yo es un libro íntimo acerca del liberador camino espiritual que convirtió a un joven llamado Enrique Martin Morales en mucho más que uno de los iconos más importantes de la cultura popular de nuestros tiempos.

“En el proceso de revelar al ser humano detrás del artista, Ricky Martin nos ofrece un testimonio ejemplar de honestidad y grandeza de alma. Mientras leía me acordé de un verso del poeta persa Hafez: ‘Ni siquiera siete mil años de alegría pueden justificar siete días de represión’. ”

PAULO COELHO

“Ricky Martin ha escrito un libro extraordinario de memorias, la historia de un alma torturada que se sanó regresando a un estado de inocencia y autenticidad. Su historia te tocará porque de cierta forma es la historia de la humanidad: la historia de lo sagrado y lo profano, de lujuria prohibida y amor incondicional. Hay que ser valiente para ser tan genuinamente honesto y transparente; sólo este tipo de valentía y de amor pueden sanar el mundo. ¡Bravo!”

DEEPAK CHOPRA, M. D.

Después de incorporarse al grupo Menudo a los doce años, Ricky Martin tuvo innumerables sencillos en primer lugar en las listas de popularidad en todo el mundo, antes de dejar su huella en los Estados Unidos con el megaéxito internacional “Livin’ la vida loca”. A lo largo de su carrera musical, Martin ha vendido más de 60 millones de álbumes y ha sido galardonado con numerosos premios Grammy, American Music Awards y Billboard Awards. Como dedicado activista humanitario, Martin estableció la Fundación Ricky Martin para abogar por los derechos de los niños en todo el mundo. Reside entre Miami, Puerto Rico y Nueva York con sus dos hijos.

ALGUNOS EXTRACTOS DEL LIBRO

(Página 55)

En mi interior sentía que estaba luchando con sentimientos contradictorios, pero el terror que sentía ante la perspectiva de descubrir —ni hablar de admitir— mi homosexualidad era tal que ni siquiera me di el tiempo de analizar seriamente lo que estaba sintiendo. A mí lo que siempre se me había dicho y enseñado era que la atracción y el amor entre dos hombres era pecado, así que en lugar de enfrentar lo que estaba sintiendo lo escondí porque me asustaba.

(Página 74)

Rápidamente comenzamos a salir y al poco tiempo se convirtió en mi compañera, mi amiga, mi todo. Lo que teníamos era algo mágico, y si hubiera podido le habría esculpido un trono porque para mí ella era la mujer perfecta. Junto a ella todo era calma, paz, entendimiento, complicidad, travesura. Cuando estaba a su lado, me sentía bien, tranquilo. Me encantaba sentir su cuerpo sobre el mío y su cabellera acariciando mi pecho mientras ella estaba totalmente desconectada, en su mundo, nuestro mundo. Me amaba, yo la amaba, y tuvimos momentos de una unión total y completa. Era una mujer mágica. Perfecta.

(Página 138)

Y ahí fue que empecé a perder el control.

Mientras mi equipo y yo trabajábamos sin parar para mantener toda la maquinaria andando haciendo giras de promoción, giras de conciertos y videos, súbitamente mi vida personal se convirtió en un tema para los medios. Como era natural, el público quería saber exactamente quién era este Ricky Martin del que tanto se hablaba, entonces comenzaron a preguntar. En todas las entrevistas que me hacían, la gente quería saber de dónde venía, cómo fue mi infancia, cómo eran mis padres, si tenía pareja…

(Página 225)

Aunque mi trabajo en la lucha contra la trata humana sí colmó de alguna manera ese deseo de hacer algo importante, no puedo decir que fuera suficiente. Llegué a un momento en mi vida en el que quise algo más: una familia. Para mí tener un hijo significa estar dispuesto a darlo todo. Ya no quería esperar más por el momento o la pareja perfecta para hacerlo: estaba listo para ser padre, y una vez que lo comprendí, puse manos a la obra para convertir ese deseo en realidad.

(Página 250)

En el fondo yo siempre he sabido que soy gay, sin embargo, me pasé años y años tratando de ocultármelo a mí mismo. Desde que tengo recuerdo he sentido una atracción muy fuerte por otros hombres y aunque puedo decir que también he llegado a sentir mucha atracción y mucha química con mujeres, es el hombre el que en últimas despierta en mí lo instintivo, lo animal. Es el que me revuelve las entrañas y genera en mí todo el amor y la pasión que busco en una relación. Sin embargo, me pasé mucho tiempo negándome lo que sentía.

M+A+S Ricky Martin…

Posted in J GABRIEL with tags , on abril 11, 2011 by jgabriel28

Después de tres años de ausencia y de una controversial paternidad, Ricky Martin llega a una de las plazas donde es más querido: Miami. Este sábado 9 de abril, con un American Airlines Arena lleno en su total capacidad, le regaló a sus fans sus mejores éxitos en la gira ‘Música + Alma + Sexo’.

Clásicos como ‘La Bomba’, ‘Jaleo’, ‘Livin’ La Vida Loca’, ‘La Copa De La Vida, Loaded, Pegate, Lola, She Bangs’ y su nuevo éxito ‘Lo Mejor de mi vida eres tú’ no podían faltar para los cerca de 20 mil fans, que coreaban cada estrofa con verdadera devoción y ritmo.

E l astro boricua ha cuidado muy bien los detalles de coreografía, luces, vestuario para entregar lo mejor de su repertorio y lucirse con el nuevo disco, que marcó un especial regreso después que confesó su preferencia sexual y se convirtió en padre de los gemelos Valentino y Matteo.

Vale destacar que algunos seguidores confesaron que extrañaron la explosión de baile de Ricky , a las que los tiene acostumbrados , y tarea, que en esta ocasión, delegó en sus bailarines.

Muchas coreografias, bailes, solos, sensualidad, y mas fueron presentadas en el American Airlines Arena por cerca de 2 horas donde abrio con su version en Ingles de Sera Sera, seguida por Dime que me quieres y Que dia es hoy de su primer y segundo albun respectivamente.

Canciones como Tu recuerdo, Vuelve, El amor de mi vida, Fuego contra fuego y Te extrano te olvido te amo dieron el toque romantico a una inolvidable velada.

Sin tampoco dejar pasar por un lado el magnifico escenario en que vuelve a sorprender el Astro Boricua lleno de luces, entradas sorpresivas y un gran colorido asi como un muy buen sonido y eso sin de verdad evitar el asombro del publico presente por sus constantes cambios de ropa, las canciones viejas que pusieron un toque emotivo asi como videos en pantallas gigantescas sobre la plataforma del escenario.

El concierto cerró dos veces, la última a petición del público, a quien le regaló ‘Lo Mejor de mi vida eres tú’ y enfatizando el mensaje que ha sido el hilo conductor de ‘Música+Alma+Sexo’: “Yo no quiero más derechos que tú, pero tampoco menos, yo quiero igualdad”, dijo Ricky Martin arrancando gritos.

‘Música+Alma+Sexo’ que salió al mercado el pasado 1 de febrero, se ha ubicado entre los más vendidos en el mercado nacional e internacional.

El debut de esta gira, que inició en su natal Puerto Rico, y que hizo otra parada en Orlando, Florida, lugar de una prominenete comunidad puertorriqueña, continuará por todo Estados Unidos hasta el 8 de mayo, para cuatro días intensos en las más importantes plazas de México a partir del sábado 14 de mayo.

El tour ‘Música + Alma + Sexo‘ recorre la trayectoria del cantante, desde que era pequeño hasta que hace un año extacto reconoció públicamente su homosexualidad.

Estos fueron los temas que se pudieron escuchar en ese primer concierto:

1ª parte: “Rock goes pop

Será, sera

Dime que me quieres

It’s alright

Qué día es hoy

Vuelve

2ª parte: “Cabaret

Livin’ la vida loca

Shake Your Bom Bom

She bangs

Loaded

Basta ya

3ª parte: “Mediterráneo

María

Tu recuerdo

El amor de mi vida / Fuego contra fuego / Te extraño, te olvido, te amo

Frío

I am

4ª parte: “Afro beat

Más

Lola, Lola

La bomba

Pégate

La copa de la vida

Lo mejor de mi vida


Jorge G Perez